Misa de la Coronación · W. A. Mozart


La Misa en do mayor (Kv317) se completó el 23 de marzo 1779 en Salzburgo. Mozart acababa de regresar a la ciudad después de 18 meses de infructuosa búsqueda de empleo en París y Mannheim, y su padre Leopold rápidamente le consiguió un trabajo como organista de la corte y compositor en la catedral de Salzburgo. La Misa casi con toda seguridad se estrenó allí el domingo de Pascua 4 de abril de 1779. La primera actuación fue documentada en la coronación de Francisco II como emperador romano santo en 1792.


La Misa parece haber adquirido el apodo Krönungsmesse (Misa de la Coronación) en la corte imperial en Viena a principios del siglo XIX, después de convertirse en la música preferida para las coronaciones reales e imperiales, así como servicios de acción de gracias. El apodo fue incluido en la primera edición del catálogo Köchel de las obras de Mozart en 1862.
Alusiones musicales a esta Misa aparecen en el lento movimiento de la Sinfonía No. 98 y el Harmoniemesse del contemporáneo de Mozart, Joseph Haydn .


La Misa se llevó a cabo en un contexto litúrgico en la basílica de San Pedro en el Vaticano el 29 de junio de 1985 con el Papa Juan Pablo II oficiando y Herbert von Karajan la realización del Coro della Cappella Musicale Pontificia (la Capilla Sixtina), el Wiener Singverein, y la Filarmónica de Viena .


1. Kyrie
2. Gloria
3. Credo
4. Sanctus,
5. Benedictus
6. Agnus Dei

Kyrie, Gloria y Credo comienzan con un ritmo cautivador. Los solistas contrastan con los volúmenes del coro, a menudo como cuarteto. En este sentido cabe destacar la sección central del Adagio del Credo en "Et incarnatus est", y la sorpresa del Benedictus después de que el coro ya haya proclamado el "Hosanna". Estos cortes musicales imitan lo que está ocurriendo en la Misa en estos puntos. Las reglas litúrgicas requieren que la congregación cambie de una posición de pie a una posición de rodillas en el 'incarnatus' por respeto a la Encarnación de Cristo: de ahí la pausa musical. De manera similar, solo el primer verso del 'Sanctus' se canta antes de la Consagración; el verso 'Benedictus' se cantó después, según las reglas de la Misa. Esta división de reglas a menudo da como resultado que los versos aparezcan en la música como dos movimientos separados, aunque estén temáticamente unidos. En el Credo, Mozart introduce los trombones del Crucifixus y utiliza una cuarta cromática en el bajo. El solo de soprano del Agnus Dei exhibe similitudes melódicas y puede presagiar el "Dove sono", un aria de la condesa de Le nozze di Figaro.


La obra se compuso para SATB solistas y coro, 2 violines, "Bassi",  2 oboes, 2 cornos, 2 trompetas, timbales, 3 trombones (que refuerzan al alto, tenor y partes corales bajo) y órgano. En la mayoría de las actuaciones modernas se utilizan algunos músicos para algunas de las partes de la orquesta. Cabe destacar la falta de violas, típica de la música escrita para Salzburgo, y el vago nombre de "bajos" para el pentagrama compartido por el órgano, el fagot (especificado sólo en el Credo), el cello y el contrabajo. Entre las partes originales se encuentra una para "violón", un término resbaladizo que a veces implica un bajo de 16' pero que también se utiliza para el violín bajo de 8'.


Las partes vocales solistas habrían sido cantadas originalmente por los miembros del coro, y están anotadas en los mismos pentagramas que las partes corales en la partitura autógrafa de Mozart.


Comentarios

Seguir por correo electrónico